¿Qué es el Streaming? Nuevas tendencias y perspectivas Las plataformas de contenido en streaming se encuentran en auge, y buscan una buena posición en la atención de los consumidores que demandan mayor entretenimiento online

Las plataformas de contenido en streaming se encuentran en auge, y buscan una buena posición en la atención de los consumidores que demandan mayor entretenimiento online.

El streaming nos permite transmitir contenido en vivo a cualquier lugar del mundo sin necesidad de que el público descargue la información. Y su éxito evoluciona con las nuevas tendencias que han adaptado las marcas y medios para hacer de esta nueva tecnología una herramienta útil en nuestra estrategia de medios.

 

¿Qué es el Streaming?

El streaming es la tecnología que nos da acceso un archivo de audio o video directamente desde Internet, a través de una página o aplicación móvil, sin necesidad de descargarlo previamente.

Los públicos actuales ya no se rigen por un horario de contenido dictado por los canales. Ellos desean elegir qué, cómo, cuándo y dónde quieren consumir la información; convirtiendo al streaming en un tipo de contenido de mayor valor, siempre que su ejecución este muy vinculada a los intereses y deseos de los espectadores.

Ligado al comportamiento de las audiencias y sus hábitos online, el streaming se ha sumado como un formato muy popular para el consumo de contenidos audiovisuales. Funcionado como pieza clave para la oferta de servicios e información adicional brindada por diversos medios y marcas.

 

¿Cómo funciona?

Mediante un búfer de datos que va almacenando el flujo de descarga en la estación del usuario, esta tecnología permite retransmitir el material descargado al instante, por lo que podemos medir las visitas e interacciones segundo a segundo.  

Y aunque la funcionalidad del  streaming se enfoca en la transmisión del contenido, otros sistemas tecnológicos complementan la transmisión, logrando almacenar la información para su uso a futuro, o permitiendo la descarga parcial y  completa, a los usuarios habilitados con esta función.

El entorno cada vez más se apodera de las ventajas de esta tecnología, y los nuevos modelos de consumo han permitido que el streaming sea una fuente de contenido tan importante como el cine y la televisión, con la ventaja de ser un formato online que puede ser transmitido a cualquier dispositivo.

 

Nuevas tendencias y oportunidades

El streaming cobra fuerza, y las tendencias aparecen definiendo las nuevas estrategias de transmisión que están revolucionando este tipo de contenido.

Compañías como Disney han lanzado su propia plataforma de streaming, en la que los espectadores pueden disponer y elegir todos los contenidos de la empresa de medios bajo el método de suscripción.

ESPN, uno de los canales deportivos de esta empresa de medios, ha lanzado hace poco su propio servicio de streaming especializado en deporte. A través de su app los espectadores suscritos podrán disfrutar de todas las ligas deportivas, y el contenido oficial de su señal televisiva desde cualquier dispositivo electrónico.

Esta estrategia multicanal se repite en diversos escenarios, donde medios y marcas intentan abarcar varios entornos (offline y online), aumentando así las interacciones y alcance de cada programa o pieza de contenido.

La publicidad online también está presente en el streaming, por lo que anunciantes empiezan a descubrir las ventajas de anunciar tanto en las transmisiones televisivas como las online.

Mientras tanto, la conceptualización del streaming apunta hacia un contenido más personal e interactivo, recibiendo mayor popularidad entre los espectadores que se entretienen con recursos como el storytelling.

El contenido vía streaming debe generar interés en las audiencias, para garantizar  su permanencia en la transmisión.

Establecer un nuevo canal de transmisión online también genera la oportunidad de producir nuevo contenido original y exclusivo, lo que atrae la atención de público y anunciantes.

Acontecimientos especiales, desde conciertos hasta combates deportivos, están aprovechado el streaming como formato de comercialización en el negocio audiovisual. Alcanzando cifras de hasta casi 100 dólares por cada espectador que ha deseado ver una transmisión en vivo.

Generar audiencia digital y combatir la piratería ¿Es posible?

 

Streaming vs. Piratería

El consumo de música y videos a través de streaming ha disminuido la copia privada y piratería de los contenidos online. Tener acceso al contenido vía streaming, disminuye las necesidades de descarga, y a su vez la creación de futuras copias ilegales del material descargado.

Esto significa que el streaming está cambiando los hábitos del público. Generando una transmisión que siempre estará disponible online, se satisfacen las necesidades de todos los espectadores, y se abren nuevas posibilidades de consumo y entretenimiento sin la necesidad de cometer un ilícito.

Por otra parte, la producción de contenido exclusivo para esta plataforma o la retransmisión de contenido derivado de medios tradicionales (radio y tv), ofrece a los usuarios online la posibilidad de consumir contenido de forma legal sin afectar sus hábitos y gustos. Estas acciones también ha sido determinante para disminuir el tráfico de contenido ilegal.

El streaming se ha convertido en una herramienta valiosa para atraer público y ofrecerles contenido de valor a través de cualquier dispositivo. Su uso ha demostrado ser eficiente para mejorar la credibilidad de los medios, aumentado el tráfico e interacción con los  públicos, e incitando a los anunciantes a redirigir su inversión.

Invenciones como la realidad aumentada (AR) y la realidad virtual (VR), expanden el camino para los medios y anunciantes que han aprendido a obtener resultados positivos de esta herramienta que seguirá siendo valorada  en los próximos años.